“Sólo podemos mejorar lo que medimos”, atrévete a monitorear a tu empresa: Paessler

0
260
  •  Conoce qué es monitorear la infraestructura de TI, qué es un sensor y las ventajas de un software en la Nube para monitorear a todo tipo de empresa.

Ciudad de México a 7 de diciembre de 2021 –Paessler, el especialista en monitoreo, tiene como premisa el que sólo podemos mejorar lo que medimos, por lo que explica qué es el monitoreo y cómo abordarlo en cualquier tipo de empresa.

David Montoya, Director Regional de Paessler en América, comenta: “La supervisión de TI es el hijo no querido del administrador de TI: tiene que hacerlo para garantizar el buen funcionamiento de su TI, pero por lo general no se divierte haciéndolo. Como resultado, muchos expertos en TI altamente calificados tienen una asombrosa brecha de conocimiento en lo que respecta al monitoreo, que salen a la luz a cuando el escenario de monitoreo utilizado ya no es adecuado o, lo que es peor, se ha vuelto tan complejo a lo largo de los años que es apenas operable.”

Al evaluar el mercado—explica Montoya–, la complejidad del tema se vuelve realmente clara: innumerables soluciones que prometen un seguimiento perfecto pero que aportan los conceptos y técnicas más diversos. Las manzanas se comparan con las naranjas y el experto se pregunta por qué no puede llegar a un resultado satisfactorio.

 

¿Qué es exactamente el monitoreo de TI?

Montoya define: La supervisión de TI clásica es la supervisión de la disponibilidad y el rendimiento en entornos de TI. El monitoreo de TI responde preguntas como «¿Está mi servidor en línea?», «¿Los datos de mi red llegan a tiempo a donde deben llegar?» o «¿Funciona correctamente mi firewall?». La función básica de la supervisión de TI se puede dividir en cuatro tareas:

  1. Determinar datos sobre la disponibilidad y el rendimiento de los componentes de TI
  2. Almacenar estos datos
  3. Notificar y alertar en base a umbrales definidos
  4. Publicar los datos en resúmenes o informes

Por supuesto, existen numerosas tareas avanzadas en el entorno de supervisión de TI. Estos incluyen determinar la causa raíz de los problemas identificados (análisis de la causa raíz) o reconocer tendencias y hacer predicciones basadas en ellas, pero también aspectos de seguridad como monitorear la función de firewalls o escáneres de virus o reconocer comportamientos inusuales en la red, los llamados detección de intrusos.

En resumen:

  • El monitoreo es en realidad un proceso simple: recopilar, almacenar y publicar datos, además de alertar sobre la base de valores de umbral.
  • Existen numerosas herramientas que se incluyen en el término general «supervisión» que proporcionan una serie de funciones adicionales más allá de la supervisión pura.

En este entorno giran los sensores como parte fundamental en el monitoreo, ya que las licencias de PRTG de Paessler se miden mediante los denominados sensores. ¿Qué es un «sensor» en PRTG? Son los elementos básicos de supervisión. Un sensor generalmente monitorea un valor medido en su infraestructura, por ejemplo, el tráfico de un puerto de un switch, la carga del CPU de un servidor o el espacio libre de una unidad de disco.

Una empresa en promedio necesita entre 5 y 10 sensores por servidor o un sensor por puerto de switch. Todas las licencias de PRTG solo se diferencian por el número máximo de sensores que puede utilizar para la supervisión. Montoya agrega: “En PRTG, creamos dispositivos que representan servidores, bases de datos y más en su red. Por ejemplo, el administrador de TI puede crear un dispositivo que represente su firewall, un dispositivo que represente su servidor Exchange y un dispositivo que represente su impresora. A cada dispositivo, puede agregar uno o más sensores. Cada sensor monitorea un solo aspecto de un dispositivo. Puede ser: el tiempo de ping, la carga del CPU en un servidor, el tráfico de una interfaz de red o incluso el estado del cartucho de tóner para impresora.”

Hay más de 250 tipos de sensores diferentes disponibles en PRTG. Para obtener una lista completa, consulte el Manual de PRTG sobre tipos de sensores.

El monitoreo en la Nube

Las aplicaciones en la Nube y basadas en la Nube han ganado importancia desde hace algún tiempo. Covid-19 y el cambio resultante en la situación laboral no lo alteraron fundamentalmente, pero se ha dado un gran impulso al cambio hacia la Nube. Sin embargo, no estamos hablando de un reemplazo, sino de un complemento. La TI todavía se lleva a cabo “in situ” en la empresa o en el propio centro de datos de la empresa: los entornos híbridos son la nueva normalidad. Los administradores o equipos de ITOps son tan responsables de la TI local como de las aplicaciones o el almacenamiento tanto en la Nube pública como en la privada. Pero eso también significa que necesitan una descripción general correspondiente de ambas áreas: en la Nube y en las instalaciones, asegura Montoya.

Muchos proveedores confían en soluciones basadas en la Nube para monitorear los entornos, mientras que la TI local continúa siendo monitoreada con las soluciones existentes. Esto conduce a una mayor «fragmentación» del ya confuso mercado del monitoreo, que ofrece numerosas soluciones altamente especializadas: existen herramientas dedicadas para el monitoreo del tráfico, de bases de datos, sistemas de almacenamiento o servidores virtuales.

El directivo explica: Con la importancia cada vez mayor de la supervisión del rendimiento de la Nube, la red o las aplicaciones en particular, se han convertido en un tema de moda: la atención se centra en la experiencia del usuario; las soluciones monitorean la transferencia de datos y el desempeño de aplicaciones basadas en la Nube en protocolos de flujo. Están dirigidos principalmente a los equipos de DevOps, esa creación de «desarrolladores» y «operaciones» que son responsables tanto de sus aplicaciones como de su desarrollo o entornos operativos. Con ese fin, estas soluciones brindan información y análisis profundos. Sin embargo, esto no va más allá del ámbito relativamente estrecho de la aplicación, es decir, la infraestructura no se considera más y también se ignoran muchos otros aspectos que son importantes para el administrador clásico.

En última instancia, la creciente complejidad del panorama de TI está dando lugar a soluciones cada vez más especializadas que brindan conocimientos profundos en un área claramente definida. Montoya señala: “Sin embargo, dado que prácticamente todas las empresas también operan entornos de TI locales, y esto no cambiará en el futuro previsible, se requieren cada vez más soluciones individuales. Para permitir la administración centralizada a pesar de esto, se ofrecen herramientas de administración de alertas adicionales. Estos alertan cuando algo sale mal, pero no brindan una descripción general del estado de la TI, solo de los problemas que ocurren.”

Para obtener una visión general centralizada de todas las áreas de un panorama de TI más o menos complejo, se necesitan soluciones de monitoreo que tengan una base lo más amplia posible. Estas soluciones no pueden ofrecer conocimientos tan profundos como los especialistas; entonces simplemente dejarían de ser operativos debido a su complejidad y también romperían la mayoría de los presupuestos.

En resumen:

·         Los entornos híbridos se están convirtiendo cada vez más en la regla.

·         El mercado de la monitorización reacciona con herramientas cada vez más especializadas que no ofrecen una visión centralizada.

·         La necesidad de una visión general central permanece e incluso está ganando importancia de manera constante.

Montoya concluyó: Solamente podemos mejorar lo que medimos, de aquí la importancia de monitorear toda la infraestructura de TI, sin importar si el tamaño de la empresa es pequeña, mediana o grande. El monitorear todos los dispositivos conectados a la red permite medir y obtener información de tráfico, paquetes, aplicaciones, ancho de banda, servicios en la Nube, bases de datos, entornos virtuales, tiempo de actividad, puertos, IP, hardware, seguridad, servicios web, uso de disco, entornos físicos, dispositivos de IoT, etc.

Una buena herramienta de monitoreo ayuda con el reconocimiento temprano y el reporte de errores, mal funcionamiento, y permite la intervención inmediata. Además, ya no es necesario mantener una vigilancia constante a los componentes de la red (como servidores, computadoras de escritorio, aplicaciones, tráfico). Todo esto ayuda a ahorrar tiempo y que los administradores pueden utilizarlo para otras tareas. Con estas ventajas aprendidas, las soluciones de monitoreo de red aseguran reacciones rápidas al reportar mensajes de error a tiempo y, por lo tanto, eliminar el tiempo de inactividad significativamente.