Hola, nuevos empleados, conozcan a su entrenador de inducción: la realidad aumentada (RA)

0
46
Hola, nuevos empleados, conozcan a su entrenador de inducción: la realidad aumentada (RA)

La tecnología vestible está acelerando el aprendizaje, la concientización sobre la seguridad y el compromiso de los empleados

Por Patricia Nagle, Presidenta de TeamViewer Américas

¿Cuánto tiempo te llevaría enseñarle a alguien nuevo cómo hacer tu trabajo si decidieras marcharte? ¿Un par de días? ¿Algunos meses? ¿Tal vez años?  Por supuesto, la respuesta depende de la complejidad del trabajo, de la experiencia que aporte el candidato y de los recursos disponibles para ayudarle a aprender.  Sin embargo, en un golpe de suerte, hay un surtido de sofisticadas herramientas de enseñanza que están empezando a aparecer.  Y a la luz de la actual rotación de personal, puede ser un buen momento para empezar a alinearlas.

Rumbo a la salida

Durante los dos últimos años -que corresponden aproximadamente a la duración de la pandemia- la población activa de Estados Unidos ha sido testigo de lo que se denomina «La gran renuncia».  El pasado mes de noviembre, 4.5 millones de estadounidenses abandonaron sus puestos de trabajo.  En el mes siguiente hubo sólo un poco menos, con 4.3 millones.  El Departamento de Seguridad del Empleo del Estado de Washington reaccionó reconociendo la rotación de personal y explicando que las personas que abandonaron sus puestos de trabajo lo hicieron en busca de mejores salarios, beneficios, flexibilidad y un mejor estilo de vida.

Si bien entre los que abandonan su trabajo hay algunos empleados altamente cualificados, como profesores y enfermeras tituladas que se sienten agotados por Covid-19, muchos más se concentran en los niveles de remuneración más bajos de la mano de obra.  Según The Washington Post, los sectores con mayor número de bajas en diciembre fueron los servicios de alojamiento y alimentación, con un 6,1% de bajas.  El comercio minorista registró un 4,9% de bajas, mientras que el comercio, el transporte y los servicios públicos experimentaron un descenso del 3,8%.  Incluso los servicios profesionales y empresariales sufrieron un descenso laboral del 3,7%. Al mismo tiempo, los trabajadores despedidos por sus empresas alcanzaron un mínimo histórico del 0,8%.

Recurrir y adaptarse

Los vacíos resultantes en la mano de obra han dejado los camiones y las calles de todo Estados Unidos cubiertos con carteles de «Estamos contratando», especialmente en las empresas orientadas al consumidor.  Las empresas han respondido a la escasez de mano de obra con primas de inscripción y salarios más altos, así como con avances limitados en materia de flexibilidad.  Y parece que algunas de ellas están funcionando.

Sin embargo, la incorporación de un nuevo empleado – independientemente del puesto de trabajo – requiere al menos cierto grado de formación antes de que pueda realizar un trabajo productivo. Y cuanto más tiempo tenga que dedicar un empleado veterano a poner al día al recién contratado – mostrándole las tareas, las herramientas, los procedimientos y las políticas que conlleva el empleo -, más tiempo de productividad se verá obligado a perder el empleado actual. Por lo tanto, al encontrar formas de acortar la duración de la formación inicial, una organización gana de varias maneras importantes: en primer lugar, el nuevo empleado puede convertirse en un empleado productivo más rápidamente, y en segundo lugar, el empleado veterano que lo está formando puede reanudar su trabajo normal antes.

Aplicaciones en el mundo real

Entre las formas que un número cada vez mayor de empleadores está encontrando para lograr ese objetivo se destacan las tecnologías avanzadas, incluidos los wearables y la realidad aumentada.  Por ejemplo, el trabajo de satisfacer pedidos con artículos almacenados en una bodega. Tradicionalmente, el trabajo comienza con el aprendizaje de las ubicaciones de cada artículo, que suelen ser miles. La selección de los artículos para un pedido implica normalmente una secuencia de pasos, a veces hasta 10 o 12. Por ejemplo, es necesario utilizar varias pantallas y hacer malabarismos con los dispositivos manuales para elegir el artículo, luego dejar el escáner, elegir la caja adecuada, poner el artículo dentro de ella, recoger el escáner, escanear la siguiente caja, y así sucesivamente. Y eso sin contar los pasos adicionales que implican los pedidos en papel.

Pero algunos operarios de almacén han descubierto que el uso de la realidad aumentada ha reducido el tiempo de aprendizaje de tres días completos a tan sólo media hora.  En un caso, un sistema de realidad aumentada que responde a órdenes de voz, muestra información relativa al pedido del cliente directamente en el campo de visión del usuario mediante las gafas inteligentes de Google.  La pantalla representa gráficamente la disposición de los productos en las estanterías, guiando a los empleados hacia cada artículo del pedido para que lo recojan. Toda la información relevante se proyecta en las gafas en el campo de visión del usuario.

Y hay más. El mismo sistema también ayuda a la empresa a rediseñar la disposición de los estantes, simplificando el proceso de picking, liberando las manos de los trabajadores, eliminando muchos de los pasos que antes eran necesarios y produciendo importantes mejoras en la eficiencia. Como resultado, sus beneficios pueden llegar tanto a los empleados con experiencia como a los nuevos. Además, según los usuarios, la RA puede impulsar el compromiso de los empleados, aumentar la conciencia de seguridad y acelerar el aprendizaje.

Una nueva generación 

Existen muchas otras aplicaciones de la tecnología de RA para la formación laboral, que van desde los pilotos de líneas aéreas hasta la fabricación, la medicina, el ejército e incluso las líneas de recogida de reciclaje. Y el coste de capital es en realidad bastante modesto. Las gafas de Google, por ejemplo, cuestan menos de 2.000 dólares, y gran parte de los datos que alimentan un sistema de RA ya están en su red.

Cuando piense en la naturaleza del trabajo que se realiza en su organización, considere cómo se pueden capturar sus patrones y codificarlos en una aplicación de RA. Si se prepara para mejorar y recapacitar a los trabajadores mediante la adopción de tecnología avanzada, no sólo aumentará la eficiencia, sino que también se atraerá a una nueva generación de empleados y una vez contratados, los mantendrá en la empresa.