Cómo proteger el capital más importante de la empresa: Los datos

0
171
  • Imprescindible que las empresas mexicanas desarrollen estrategias de respaldo y restauración ante cualquier tipo de desastres y ataques de ramsomware.
  • Ante los servicios de recuperación en la nube, los sistemas de recuperación tradicionales están destinados a desaparecer.

Ciudad de México, julio de 2021. La recuperación frente a desastres en la nube (DRP por sus siglas en inglés) es un servicio que se administra y se basa en la nube, su finalidad es recuperar rápidamente los sistemas críticos de cualquier organización después de un desastre mediante el acceso remoto a sus sistemas en un entorno virtual seguro.

La recuperación ante desastres en la nube tiene un enfoque muy diferente al de la recuperación ante desastres tradicional, en donde la administración de un centro de datos secundario puede llevar mucho tiempo y suele ser muy costoso. La recuperación ante desastres en la nube ofrece un amplio espectro de beneficios ya que elimina la necesidad de una infraestructura tradicional, de tal suerte que reduce significativamente el tiempo de inactividad sin dejar de lado la optimización de estos tiempos.

De acuerdo con el Servicio Geológico Mexicano[1] México se sitúa en el Cinturón Circumpacífico, una zona en la que se concentra la mayor actividad sísmica de nuestro planeta. Asimismo, debemos tener en cuenta otros factores que pueden ser causa de desastres naturales como las inundaciones y las temperaturas extremas.

Aún más, los ataques de ransomware han crecido de forma exponencial; un informe global de Mimecast llamado “State of Email Security”, reportó en 2020 un aumento de ataques de 20% con respecto a 2019, lo que supone que 61% de las empresas sufrieron un ataque con esta modalidad de virus en 2020.

Todas estas circunstancias, junto a los errores humanos, pueden poner en riesgo la seguridad de la información de las empresas. En este sentido, Esteban Rey CEO de On Cloud México señala: “Si bien los errores humanos se pueden minimizar o evitar, no hay manera de prevenir los desastres naturales. Cualquier empresa, independientemente de su tamaño, debe desarrollar una estrategia de respaldo y restauración de su capital más importante: los datos.”

El primer paso es comprender cómo funciona la recuperación ante desastres en la nube:  en lugar de cargar los servidores con el sistema operativo y el software de una aplicación y aplicar los parches a la última configuración utilizada en producción, la recuperación de desastres en la nube encapsula todo el servidor incluyendo el sistema operativo, las aplicaciones, los parches y los datos en un solo paquete o servidor virtual.

Dado que el servidor virtual no depende del hardware, el sistema operativo, las aplicaciones, los parches y los datos se pueden migrar de un centro de datos a otro mucho más rápido que los enfoques tradicionales de recuperación ante desastres. Una vez comprendido el proceso general es necesario desarrollar un plan a la medida de cada organización.

“Una de las mejores decisiones que puede tomar cualquier empresa u organización es tomar medidas de seguridad para proteger datos y garantizar la operación. Para ello es necesario diseñar una estrategia de respaldo y restauración enfocada en almacenar copias de sus equipos en la nube”, afirma Rey.

“Hoy es posible simplificar el respaldo y la recuperación para entornos de nube híbrida con sistemas de backup rápidos, seguros y eficaces. Lo mejor de todo es que la recuperación de aplicaciones y configuraciones almacenadas en servidores virtuales se produce en minutos”, concluye.