En el marco del Red Hat Summit 2017, Red Hat y Microsoft compartieron en escenario para mostrar muchas de las tecnologías y herramientas que han surgido a partir de su alianza. Al finalizar la sesión, hubo una demostración bastante impactante, aunque sutil, que podría tener un efecto significativo en el largo plazo a medida que vaya evolucionando. A modo de resumen, durante la demostración principal, el equipo conjunto mostró lo siguiente:

  • Red Hat OpenShift Container Platform que funciona sobre Microsoft Azure
  • Microsoft SQL Server para Linux que funciona sobre Red Hat OpenShift Container Platform
  • Una aplicación empresarial Java que utiliza un controlador JDBC recientemente convertido a código abierto para Microsoft SQL Server
  • Una aplicación .NET Core diseñada e implementada que funciona a la par de la aplicación Java y utiliza la misma instancia del SQL Server
  • Un bot de Skype que utiliza Azure Serverless Functions y que habla con el endpoint .NET implementado
  • OpenShift Origin que orquesta y programa un contenedor de Windows que ejecuta IIS sobre un Servidor Windows 2016 — e incluso probándolo mediante la visualización de una línea de comandos Windows desde la consola de OpenShift

 

Se trata de una lista bastante significativa y 10 minutos en los que sucedió de todo. Pero concentrémonos en el último punto ya que en vista del anuncio, Red Hat y Microsoft están emprendiendo un trabajo conjunto para apoyar comercialmente a los contenedores de Windows Server dentro de Red Hat OpenShift, con lo que pasamos del proyecto a un producto con soporte total. Este esfuerzo hará posible que los usuarios sean capaces de orquestar y programar contenedores de Windows dentro de Red Hat OpenShift usando las mismas herramientas y la misma gestión que se utilizan para los contenedores de Linux.

 

Sí, ha leído bien: capacidades comunes de orquestación y programación para contenedores de Windows Server y contenedores de Linux en la misma plataforma.

 

Una vez finalizada esta demostración, observamos el gran interés de muchos clientes de Red Hat que ansiaban contar con esta capacidad totalmente desarrollada y con el soporte de Microsoft y Red Hat. Hay que aclarar que aún queda mucho por hacer en los próximos meses a medida que avanzamos en este camino, pero en el confuso mundo de los contenedores y la orquestación de contenedores, esto debería constituir un paso importante en lo que podría terminar siendo una de las integraciones más valiosas originadas de la alianza de Red Hat con Microsoft. Intentar que Windows funcione de forma nativa con OpenShift no es nada nuevo; de hecho, en nuestra arquitectura legada trabajamos con un socio tecnológico para lograr algo similar desde la perspectiva de la comunidad. A esto le siguió más tarde el trabajo en torno a .NET Core, que hoy es un tiempo de ejecución comercial y soportado con Red Hat OpenShift y Red Hat Enterprise Linux.

 

No obstante, aún con estas iniciativas, lo ideal para los clientes sería contar con una única estructura de orquestación de contenedores que soporte en sus centros de datos a los dos sistemas operativos comerciales líderes: Microsoft Windows y Red Hat Enterprise Linux. Si nos centramos en el paradigma de la orquestación, aunque sigue siendo complicada, no es un desafío de ingeniería tan complejo como las posibilidades de intentar crear un tiempo de ejecución de contenedores universal que funcione en todos los sistemas operativos con la misma eficacia. Además, se supone que cada sistema operativo será optimizado para sus respectivos tiempos de ejecución de contenedores debido a la diversidad de diseño de los distintos sistemas. Trabajar en pos de la integración de la orquestación puede ayudar a preservar las buenas prácticas del sistema operativo comercial y, en última instancia, a crear una mejor experiencia para el usuario final que opera a nivel de la aplicación en contenedores.

 

En resumen, dejemos que Windows ejecute contenedores de Windows Server y que Red Hat Enterprise Linux ejecute contenedores de Red Hat Enterprise Linux, mientras OpenShift los orquesta como si fueran componentes para construir sus aplicaciones de próxima generación.

 

Otra consecuencia de esto es el soporte .NET legado. A pesar de que .NET Core 1.X y 2.X pueden funcionar hoy en un contenedor de Red Hat Enterprise Linux con OpenShift, sumar esta nueva capacidad de contenedores de Windows abriría la plataforma a cargas de trabajo de .NET 3.5 y 4.X más antiguas (de las cuales existen miles y miles), lo que convierte a OpenShift en el puente que conectaría a los clientes con el nuevo paradigma de contenedores y la orquestación de contenedores, sin importar su tiempo de ejecución o marco preferido. Las capacidades de OpenShift estarían disponibles no sólo para sus contenedores Linux sino también para sus contenedores Windows; los clientes podrían continuar eligiendo la herramienta adecuada para la tarea sin modificar considerablemente su forma de trabajo.

 

Esta labor comenzó con el esfuerzo de la comunidad open source y será la combinación de esta alianza con la participación de la comunidad la que la hará avanzar. Kubernetes Windows SIG fue creado para ayudar a cumplir este objetivo de una orquestación generalizada. En realidad, la demostración realizada durante el Red Hat Summit de Boston se basó en un trabajo que provino de este SIG que permite la interoperabilidad de Windows con kubernetes. Será interesante ver cómo evoluciona en los próximos meses a través de la alianza de Microsoft y Red Hat, pero la meta de una plataforma de aplicaciones en contenedores verdaderamente unificada puede que no sea tan descabellada como se creía.

 

Espero ser parte de esta tecnología a medida que evolucione gracias a la combinación del trabajo de la comunidad de código abierto y del esfuerzo de ingeniería de Red Hat y Microsoft. Naturalmente, a la consecución de esta meta le seguirán lanzamientos posteriores y la asistencia brindada a través del soporte integrado de ambas compañías. El resultado final es que hoy hacemos realidad la verdadera promesa de las arquitecturas híbridas y de contenedores para nuestros clientes, en lo que resulta ser una época realmente apasionante.