• Los ciberataques aumentan a un ritmo del 48% anual.
  • Se calcula que una de cada 10 empresas en América Latina cuenta con una póliza de seguros ante ciberataques.
  • Aún falta una mayor sensibilidad en relación a la totalidad del impacto que pudiera tener en términos legales, de reputación y afectación a partes relacionadas.

Ciudad de México 29 de marzo, 2017.- La ciberdelincuencia se ha convertido en un mercado negro que a diario amenaza con ataques y agresiones; y es que resulta lógico que en un mundo que cada vez es más dependiente de los procesos informáticos, surjan delincuentes que encuentran en el ciberataque un ámbito perfecto para lucrar.

 

Como hemos visto en los últimos tiempos, los ataques digitales afectan tanto a los usuarios de dispositivos móviles como a las grandes instituciones. Éstos ocasionan que cada año en el país se generen pérdidas millonarias. Para expertos en seguridad, las numerosas pérdidas monetarias son producto de la falta de protección en los sistemas de particulares, así como de grandes compañías que pasan por alto el tema de la ciberseguridad.

 

Dos de cada diez empresas latinoamericanas enfrentaron un problema de vulnerabilidad cibernética a lo largo de 2016, una tendencia que podría incrementarse en los próximos años, especialmente si no se avanza en medidas de mitigación, como la evaluación de riesgos o la adquisición de seguros contra ciberataques.

 

“En la medida que las empresas avanzan en la transformación digital, también pueden incrementar su vulnerabilidad, especialmente si la adquisición de tecnología no va acompañada de evaluación de riesgos y una capacidad de respuesta integral”, detalló Gustavo Chapela, Director de la unidad de negocio de Seguridad de la Información de KIO Networks, durante la presentación del seguro KIO Cyber Shield.

 

KIO Cyber Shield es un seguro que prevé amparar a profesionales independientes y empresas cuya información es respaldada en la red, tal como datos financieros de negocios –pequeños y grandes- o de los clientes a quienes les proveen servicios, así como lo laboral y datos personales en general, que haya sido comprometida debido a un ciberataque.

 

“Brindaremos una cobertura integral que proteja más allá de las afectaciones económicas, ya que también hay impactos en términos legales, de reputación y afectación a partes relacionadas, pues consideramos que forma parte de los servicios de misión crítica que requiere la actualidad”, puntualizó Gustavo Chapela.

 

El objetivo es proveer apoyo de expertos, que puedan trabajar de la mano con las empresas y profesionales independientes, para definir necesidades específicas de un respaldo más robusto ante incidentes que afecten sus activos digitales. Por ello, KIO Networks en alianza con INTERprotección, el grupo mexicano de empresas expertas en el mercado de corretaje de seguros, reaseguro y fianzas, junto con Chubb, uno de los expertos más reconocidos en el campo de los seguros, ofrece un producto que respalda a sus clientes de forma integral, para la protección del activo más importante con el que cuentan: la información.

 

“Esta alianza con KIO Networks y Chubb, agrega valor a la completa oferta de servicios de INTERprotección; la cual es extensa y siempre se mantiene en línea con nuestra prioridad número uno que es proteger a nuestros clientes de todos los riesgos que pudieran llegar a amenazar su seguridad, tal como es el caso de los ciberataques”,afirmó Juan Ignacio Casanueva,  Presidente de INTERprotección.

 

Así mismo, Leandro Martínez, Vicepresidente de Líneas Financieras de Chubb en América Latina, comentó: “Chubb cuenta con un equipo global dedicado a la cibernética, con una experiencia de más de 15 años en suscripción y siniestros. Es esta experiencia internacional, la que ahora unimos a la experiencia local de KIO Networks y al gran conocimiento del mercado mexicano que tiene INTERprotección, por lo que estamos convencidos que KIO Cyber Shield

será todo un éxito”.

 

Los expertos agregaron que profesionales independientes y empresas cada vez tienen más información sobre las implicaciones de posibles ataques a sus activos digitales, aunque aún falta mayor sensibilidad al respecto. De hecho, se calcula que una de cada 10 empresas tiene una póliza contra este tipo de riesgos. También se cuenta con información que confirma que el 97% de las empresas del Fortune 500 han sido hackeadas.