El laboratorio de física más grande del mundo, donde se originó la web, desplegará la red Aruba 802.11ac Wave 2 para brindar movilidad y mejorar la productividad de sus colaboradores

Aruba, una compañía de Hewlett Packard Enterprise (NYSE: HPE), anunció que la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), mejorará su red inalámbrica usando componentes de la empresa. El laboratorio de física más grande del mundo, donde se originó la web y que aloja el Gran Colisionador de Hadrones, convertirá su campus en uno de los más avanzados en conectividad, para mejorar la productividad de sus más de 12,000 colaboradores, científicos residentes y trabajadores, que día a día requieren movilidad inalámbrica en los más de 200 edificios que componen el campus.

 

El CERN fue fundado en 1954, y cuenta con 22 estados miembro, actualmente se ubica en la frontera entre Francia y Suiza, cerca de Ginebra, y abarca una superficie de casi 60 kilómetros cuadrados. Los físicos e ingenieros del CERN estudian la estructura fundamental del universo, y para ello usan los más grandes y complejos instrumentos científicos para estudiar los componentes de la materia: las partículas fundamentales. El buque insignia del CERN, el Gran Colisionador de Hadrones es un anillo que abarca 27 kilómetros y se encuentra enterrado 100 metros bajo tierra, donde se aceleran partículas a velocidades cercanas a la velocidad de la luz. Más de 10,000 científicos de 100 nacionalidades y 600 universidades colaboran con el CERN.

 

Para permitir a sus empleados y científicos residentes alcanzar sus metas de investigación, CERN decidió mejorar su infraestructura para tener un campus moderno y enfocado en la movilidad, que brinde acceso a los más de 20,000 dispositivos diferentes que se conectan diariamente. Una cobertura confiable que permita a los científicos y visitantes usar sus propios dispositivos, la habilidad para identificar dispositivos visitantes, así como para detectar puntos de acceso anómalos, eran algunas de las preocupaciones del staff de TI del CERN.

 

“Nuestra red maneja datos de investigación y datos normales de oficina y debido a que tenemos tantos científicos visitantes, necesitamos proveer un ambiente de trabajo confiable que permita a todos conectarse con sus dispositivos”, mencionó Tony Cass, líder del grupo de Comunicaciones de Sistemas y físico en el CERN. “Algunas de nuestras principales prioridades eran, la posibilidad de transitar de nuestra red actual a una red basada en controles, que dicha red permita un tránsito automático de un edificio a otro, y que provea distintos niveles de conectividad basados en el tipo de usuario”.

 

A pesar de que el CERN ya contaba con una red cableada de alto desempeño de HPE, también querían actualizar su red inalámbrica para seguir el paso a las necesidades de sus usuarios y para tener una mayor movilidad.

 

Un factor de mucha importancia para que el CERN eligiera la propuesta de Aruba fue la inteligencia que viene con la red, que soporta un tránsito sin costuras por todo el campus, y que permite segmentar a los usuarios para mejorar la seguridad. Para aprovechar al máximo estas nuevas capacidades, el CERN planea darles a los usuarios un token, que se enviará a sus dispositivos por medio de un SMS, para permitir una conexión rápida y sencilla a la red.

 

Cass también mencionó: “Dado que la necesidad de movilidad de nuestros científicos y trabajadores incrementó, sabíamos que contar con la infraestructura inalámbrica adecuada era algo necesario para permitir un ambiente de trabajo productivo. La red de Aruba atiende nuestros retos actuales y tenemos confianza en que nos ayudará a estar preparados para el crecimiento futuro.”

También te puede interesar: