En el Índice de Desarrollo TIC 2016 (IDT), desarrollado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), México obtuvo la posición 92 de 175 economías consideradas con una puntuación equivalente a 4.87[1].

Por otro lado, el IDT 2015 indica que México obtuvo una puntuación de 4.45, lo que le ubicó en el lugar 96 de 167 economías contempladas en el análisis.[2]

Índice de Desarrollo TIC

El índice reúne 11 variables clasificadas metodológicamente en tres subíndices: acceso, uso y habilidades. En el caso mexicano, el avance del IDT 2016 respecto al de 2015 se encuentra explicado principalmente por el subíndice  “uso”, el cual captura la intensidad de uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Subíndices que Componen el IDT para México

En 2016, este subíndice creció 25.8% respecto al análisis de 2015, lo cual fue resultado de varios factores. Por un lado, incrementó el porcentaje de individuos usando Internet que pasó de 44.4% a 57.4%, mientras que, por el otro lado, las suscripciones activas a Banda Ancha Móvil (BAM) pasaron de 37.5 a 50.4 por cada 100 habitantes.[3]

Por su parte, las métricas que explican la evolución positiva del subíndice “acceso”, que creció 4.96% del análisis de 2015 al de 2016, corresponden a la expansión en la penetración de telefonía móvil que pasó de 82.5% a 85.3% de la población; al incremento en el porcentaje de hogares con computadora que pasó de 38.3% a 44.9%; y el mayor porcentaje de individuos con acceso a Internet, el cual pasó de 34.4% a 39.2% de la población.

El subíndice “habilidades” no es comparable año con año ya que para su construcción en la edición 2016, se utilizó el promedio de años de escolaridad, mientras que, en 2015,  se usó la tasa de alfabetización de adultos.

Variables que Componen los Subíndices “Uso” y “Acceso” del IDT para México

El resultado general del Índice de Desarrollo TIC 2016 para México muestra importantes avances respecto al análisis del año pasado, especialmente explicados por el crecimiento del subíndice “uso” y, en menor medida, por el subíndice “acceso”.

Lo anterior se traduce en una demanda por infraestructura y bienes TIC que crece a mayor velocidad que la oferta. Esto significa que el Estado debe intensificar la efectividad de sus políticas dedicadas a garantizar el derecho de acceso a las TIC, así como procurar las mejores condiciones de mercado para incrementar la inversión en infraestructura de telecomunicaciones, lo cual redundaría en una oferta de bienes y servicios TIC que responda adecuadamente a su demanda.

[1] Unión Internacional de Telecomunicaciones. Measuring the Information Society Report 2016. Disponible en: http://bit.ly/2jQQ1fZ
[2] Unión Internacional de Telecomunicaciones. Measuring the Information Society Report 2015. Disponible en: http://bit.ly/1LNYMfx
[3] Los análisis fueron realizados en 2015 y 2016, sin embargo, las penetraciones derivan de datos correspondientes a 2014 y 2015.

ciu
Twitter: @thesiu_