Norman-Beltran. Gte Canal Valor Tripp Lite

Una de las tendencias que poco a poco se ha ido incrementando entre ingenieros de sistemas y administradores de Centros de Datos, aulas de video vigilancia, telecomunicaciones, entre otros, es contar con dispositivos que resuelvan necesidades muy específicas y que ayuden no sólo en el manejo y administración de sistemas, sino, incluso que generen un ahorro al adquirirlos y sean también un negocio para el reseller.

Por ejemplo, los switches KVM (Keyboard, Video, Mouse) permiten que con una consola con Teclado Mouse y Monitor, controlar CPUs a nivel de Hardware en el sitio donde se encuentren instalados o incluso, (que es una de sus ventajas) de manera remota. Este beneficio se refleja inmediatamente al disminuir el número de traslados del administrador al sitio en cada falla y en la empresa al ahorrar costos por cada traslado del personal técnico al sitio durante alguna contingencia.

Administra desde 2 hasta 256 CPUs 

Su clasificación la determina el número de CPUs que desean controlarse y hasta cuántos expandir el control; si se requiere acceso remoto vía IP; si se solicita usuarios concurrentes en diferentes sesiones por medio de la consola KVM o sin ella y la distancia en que se encuentra ubicado el CPU respecto al switch KVM.

Las consolas KVM pueden ser utilizadas en cualquier lugar que requiera tener acceso multiusuario remoto a un conjunto de CPUs y que tengan poco espacio para instalar equipos. Por tanto, se puede afirmar que los clientes potenciales para esta solución van desde cualquier oficina que requiera mantener control de más de dos servidores, hasta cualquier organización que desee optimizar espacio como puede ser: gobierno, sector salud, educación, financiero, donde tengamos un conjunto de servidores conectados en un Centro de Datos, pequeño cuarto de servidores o una sala de video vigilancia.

Un switch KVM de escritorio tiene la capacidad de controlar desde 2 CPU hasta 4 máximo, a una distancia no mayor a 7 metros, con una inversión menor. Por otro lado, un switch KVM de montaje en rack tiene la capacidad de controlar desde 8 CPU e incrementar su control hasta 256 CPU a partir del esquema “Daisy Chain” encadenamiento o cascadeo.

También hay switches KVM que soportan distancias respecto al CPU entre 30 y 50 metros, dependiendo del modelo se usa cableado tipo UTP categoría 5; asimismo, la distancia ayuda a determinar cuál es el modelo de KVM que necesita el administrador.  Algunos de estos modelos incluyen acceso remoto por IP, lo cual permite controlar el sitio desde algún lugar alejado, como si estuviera frente al CPU pero a distancia.

Asimismo, puede acceder el usuario a pantallas Bios para reconfigurar componentes de Hardware, instalación de sistemas operativos o servicios de red que no estén disponibles dentro del CPU.

Ahorro inminente

Contar con una consola KVM significa tener un ahorro en la inversión del hardware, es decir, la empresa evita la adquisición de un teclado, monitor y mouse para cada CPU que se desee administrar y sobre todo en espacio dentro del rack en la sala de servidores. En este sentido, emulan el control para cada CPU y detectan que tienen su propio teclado, monitor y mouse, ocupando sólo 1U de rack.

Asimismo, no se comparte la información que se encuentra en sistemas operativos y se evita que no haya una reconfiguración tipo “plug and play” cada vez que se elige el control de determinados CPU con el KVM.

Negocio y ahorro en inversión y espacio

Los switches KVM marcan una oportunidad de negocio ya que su oferta provee una solución que optimiza espacio físico, reduce costos de adquisición de hardware y ahorro en conjuntos eléctricos; además le permite al administrador tener el control remoto de estos servidores o CPUs; con ello se acortan los tiempos de atención y resolución de fallas.

En este sentido brindamos beneficios al usuario y también al distribuidor al ofrecerle más utilidades en proyectos.

Consulte:

http://www.tripplite.com/shared/literature/Brochure/Tripp-Lite-KVM-Solutions-Brochure-953223-ES.pdf