La tecnologí­a avanza a pasos agigantados y cualquier aparato puede perder validez y novedad en cuestión de pocos meses. Las empresas buscan sacar los nuevos modelos y dejan de producir los viejos. Cuando un producto falla pero está dentro de la garantí­a aunque ya lo descontinuaron, no dejes que los proveedores traten de darte gato por liebre.

¿Qué pasa cuando compras un artí­culo que va de salida y sufre un desperfecto? La Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) en su artí­culo 80 dice: “Los productores deberán asegurar y responder del suministro oportuno de partes y refacciones, así­ como del servicio de reparación, durante el tiempo en que los productos sigan fabricándose, armándose o distribuyéndose”.

Supongamos que acudiste a comprar un equipo electrónico, digamos,  un teléfono móvil o un televisor de pantalla plana, y a los pocos meses, cuando el aparato todaví­a está dentro de la garantí­a, presenta problemas. Al momento de ir con el proveedor, es probable que éste te salga con la historia de que no puede reemplazar el equipo o proporcionar una refacción, ya que el aparato está descontinuado. Esto es un incumplimiento de acuerdo al artí­culo citado y de acuerdo también al artí­culo 92 de la LFPC en el que se dicta: “Los consumidores tendrán derecho, a su elección, a la reposición del producto o a la devolución de la cantidad pagada”.

Haz respetar tus derechos y si un proveedor o comerciante no los quiere respetar, presenta una queja en la delegación de Profeco que te corresponda llamando al Teléfono del Consumidor: 5568 8722 en el DF y zona metropolitana o 01 800 468 8722, larga distancia sin costo en el resto del paí­s.

Visto en: http://revistadelconsumidor.gob.mx/?p=13174