Inicio Comunicados de Prensa Poly revela que el trabajo híbrido es el nuevo imperativo de colaboración

Poly revela que el trabajo híbrido es el nuevo imperativo de colaboración

0
Poly revela que el trabajo híbrido es el nuevo imperativo de colaboración

De acuerdo al nuevo informe  de la compañía aplicar estrategias correctas en las prácticas laborales, los espacios y la cultura de trabajo ayudarán a responder a la crisis generada por el Covid-19 y reinventar el futuro laboral.

Ciudad de México a  10 de noviembre de 2020.– El estudio llevado a cabo por Poly, empresa de comunicaciones global que impulsa la conexión y la colaboración humanas significativas, indica que la «nueva normalidad» en la era post Covid-19 pasará por la instauración de un modelo de trabajo híbrido en el que los empleados desempeñarán sus funciones de manera flexible, ya sea desde casa o desde la oficina.

Ahora las empresas apostarán por espacios de trabajo compartidos, en los que se establecerá una colaboración en grupo y conexiones sociales con el resto del equipo. La tecnología jugará un importante papel fomentando nuevos flujos de trabajo y facilitando la comunicación entre empleados. 

Con base en las opiniones de expertos en el futuro del trabajo, el diseño de los entornos laborales y la psicología, el informe de Poly Hybrid Working: creación de la nueva normalidad en las prácticas, los espacios y la cultura de los entornos laborales, establece la ruta hacia la era post-Covid-19, donde los empleados cuentan con flexibilidad y capacidad de elección y las empresas prosperan gracias a la labor de equipos motivados, colaborativos y productivos.

En México de acuerdo a una reciente encuesta realizada por la consultora KPMG, casi el 90% de las organizaciones consultadas evalúa mantener un esquema de trabajo flexible, ya sea con un modelo híbrido o a distancia; reflejo de los cambios laborales que se están llevando a cabo en el país y resto del mundo.

Darrius Jones, vicepresidente ejecutivo y director de estrategia en Poly, compartió que: «La pandemia presenta la coyuntura ideal para que las empresas pongan en entredicho su situación actual y diseñen un nuevo futuro del trabajo. La «nueva normalidad» gira en torno a la adopción generalizada del modelo de trabajo híbrido conforme las compañías responden a esta crisis, rediseñan su operativa y se reinventan. Esta contempla la posibilidad de trabajar de manera flexible en múltiples ubicaciones y de contar con espacios de trabajo productivos e inmersivos que se adecúan al estilo de trabajo de cada empleado».

Prácticas laborales pos-confinamiento

A raíz de la COVID-19, las empresas tienen la oportunidad de cuestionar el orden establecido y redefinir las implicaciones reales del concepto del trabajo, donde el trabajo híbrido dará lugar a las siguientes realidades:

  • Nuevos patrones de trabajo: nuevas políticas laborales que brindan flexibilidad a los empleados sobre el momento y el lugar en el que trabajan.
  • Trabajo orientado a la obtención de resultados: hacer hincapié en la productividad y la generación de resultados en lugar de cuestiones como los horarios y la ubicación.
  • Inversión optimizada: mirar más allá de las oficinas de la compañía para crear espacios de trabajo personales, colaborativos a través de la tecnología en cualquier lugar.

Espacios de trabajo híbridos

En el informe, Sarah Susanka, arquitecta y fundadora de Susanka Studios, también analiza por qué crear los entornos más idóneos para que los empleados sean productivos y colaborativos resultará fundamental para la nueva era de trabajo híbrido. Por lo que Poly expone las siguientes tendencias clave a escala mundial para los espacios de trabajo híbridos que han visto la luz a partir de la pandemia:

  • Las oficinas en casa revestirán la misma importancia que en el hogar: estas tendrán un diseño ergonómico e inspirador.
  • La prevalencia de los espacios de trabajo compartidos: las empresas invertirán en espacios de trabajo compartidos situados fuera de las ciudades para atraer talento. La colaboración en grupo y las conexiones sociales con los compañeros y otras personas se traducirán en un intercambio enriquecedor de ideas y en innovación.
  • Los paisajes urbanos cambiarán: ¿seguiremos viendo edificios de oficinas de gran altura? La ciudad como estructura mantendrá su vigencia, puesto que la ciudad está integrada en las vidas de sus habitantes. En efecto, los restaurantes constituyen una extensión de su cocina y los gimnasios, su espacio para ejercitarse.

Gestionar los cambios culturales

Megan Reitz, profesora de liderazgo y diálogo en Hult Ashridge Business School en Berkhamsted (Reino Unido), considera que las empresas deben integrar una serie de hábitos fundamentales en la cultura de sus equipos para fomentar las sinergias de los equipos que trabajan de manera híbrida y garantizar que los empleados pueden expresarse. Para que los equipos sean ágiles, innovadores, éticos y empáticos, el informe de Poly explica que la cultura empresarial debe ser:

  • Inclusiva: los equipos diversos logran mejores resultados, pero las empresas deben ser capaces de aprovechar y valorar las diferencias.
  • Inquisitiva: no existe un único modelo de gestión que valga para todos los empleados. Estos reaccionarán de manera diferente al trabajo híbrido y los responsables deben aprender a ser inquisitivos, curiosos y formular preguntas.
  • Cimentada en un propósito: asistimos a una esperada ampliación del propósito empresarial, y este énfasis en las repercusiones hará las veces de barómetro en una época de cambios y dará lugar a unos entornos laborales más cargados de significado.

A medida que las empresas responden a la crisis y rediseñan y reinventan sus modelos de negocio, la tecnología desempeñará un papel fundamental para posibilitar la transición hacia el trabajo híbrido.