• De acuerdo con los estudios realizados por EY durante el 2020, dentro de las cinco categorías que incluye la NOM-035, 7 de cada 10 centros de trabajo presentan riesgo alto o medio en el Dominio de carga de trabajo
  • 6 de cada 10 centros de trabajo presentan riesgo alto o medio en el Dominio de jornada de trabajo.
  • 3 de cada 10 centros de trabajo presentan riesgo medio en el Dominio de liderazgo.

Ciudad de México, a 8 de octubre de 2020. La evolución del Derecho del Trabajo en México ha estado marcada por diferentes momentos clave, los cuales han detonado que hoy, los empleados cuenten con más y mejores derechos y protección. Sin embargo, todos los avances o mejoras se habían centrado en el bienestar físico del trabajador y de su familia y, salvo lo relacionado con discriminación, hostigamiento y acoso, ninguno contemplaba el bienestar emocional, psíquico y social del trabajador. La NOM-035-STPS-2018 Factores de riesgo psicosocial en el trabajo, vigente a partir de octubre de 2019, vino a llenar ese vacío.

 

“La NOM-035 propone una metodología para disminuir los factores de riesgo psicosocial en el trabajo y transitar hacia un entorno organizacional favorable, lo que implica mayormente obligaciones para los patrones, aunque también algunas para los trabajadores”, comenta Marco González, socio de People Advisory Services (PAS) – Performance en México

En este contexto, EY, firma líder en servicios profesionales de auditoría, impuestos, asesoría de negocios, transacciones, fusiones y adquisiciones, ha realizado más de 1,000 estudios en todo el país, que incluyen alrededor de 37.000 encuestas aplicadas, y ha identificado que durante el 2019 los riesgos psicosociales eran producto del estrés y carga normal de trabajo, sin embargo, en el 2020 estos se han acentuado y el número de centros de trabajo con riesgos también ha incrementado, esto se debe al impacto de la pandemia en el trabajo remoto, las cargas de trabajo y la falta de control sobre las actividades.

 

Por mencionar un ejemplo, durante el 2020, 7 de cada 10 centros de trabajo presentan riesgo alto o medio en el Dominio de carga de trabajo, y 6 de cada 10 presentan riesgo alto o medio en el Dominio de jornada de trabajo. 

 

Algunas de las obligaciones que incluye la norma a su entrada en vigor se encuentran: 

 

  • Establecer por escrito y difundir una política de prevención de riesgos psicosociales.
  • Adoptar medidas para prevenir y controlar los factores de riesgo psicosocial.
  • Identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos y canalizarlos para su atención a la institución de seguridad social o privada, o al médico del centro de trabajo.
  • Adoptar un mecanismo seguro y confidencial para presentar quejas. 

“Son muchos los países que han trabajado de manera importante en impulsar este tipo de regulaciones, las cuales han generado grandes beneficios para los trabajadores y las empresas. Nuestro país necesitaba avanzar en este sentido para estar en igualdad de condiciones y ofrecer beneficios a la fuerza laboral, similares a los de otros países, cuyas empresas pueden invertir en México”, señala Alejandro Caro, Associate Partner de EY Law-Laboral. 

“Es importante tomar en cuenta que este tipo de regulaciones nos dan la oportunidad de mejorar nuestro entorno organizacional, lo cual a su vez abona a la competitividad, el bienestar de nuestros colaboradores y protege la reputación de las organizaciones”, afirma Carlos Mario Sandoval, socio líder de People Advisory Services (PAS) para México y Colombia. 

La segunda fase de cumplimiento de obligaciones entra en vigor el próximo 23 de octubre de 2020 e incluye:  

  • Centros de trabajo entre 16 y 50 trabajadores: aplicar una encuesta a los trabajadores para identificar los factores de riesgo psicosocial.
  • Centros de trabajo con más de 50 trabajadores: aplicar una encuesta a los trabajadores para identificar los factores de riesgo psicosocial y evaluar el entorno organizacional.
  • Para todos los centros de trabajo con 16 o más trabajadores: practicar exámenes médicos y evaluaciones psicológicas a los trabajadores expuestos a violencia laboral y/o a los factores de riesgo psicosocial, cuando existan signos o síntomas que denoten alguna alteración a su salud.

La encuesta de evaluación de los factores de riesgo psicosocial y entorno organizacional debe aplicarse al menos una vez cada dos años, y arroja un nivel para cada uno de los factores de riesgo: nulo, bajo, medio, alto o muy alto. En caso de que alguno de los factores de riesgo sea evaluado en un nivel superior a bajo, el patrón deberá implementar un programa para la atención de los factores de riesgo psicosocial con una duración de dos años, luego de los cuales se volverá a aplicar la encuesta para medir la efectividad del programa.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) tiene a su cargo la vigilancia de esta NOM. 

La NOM-035 no establece expresamente una sanción por incumplimiento, sin embargo, se trata de una disposición de seguridad y salud en el trabajo y, las sanciones por incumplimiento se encuentran en la Ley Federal del Trabajo, y van de las 250 a las 5,000 UMA.

El monto de la sanción, dentro del rango referido, lo fija la autoridad tomando en cuenta diversos factores, como la gravedad de la falta cometida y la capacidad económica del infractor. Cuando la violación afecte a varios trabajadores, la autoridad está facultada para imponer una sanción por trabajador afectado, lo cual puede elevar sustancialmente la multa.