Las PYMES no están exentas de los ciberataques, al contrario, se encuentran vulnerables por falta de medidas de seguridad sólidas.

Además, dado que toda la información es valiosa para los hackers, no sorprende que la principal razón detrás de los ataques a pequeñas empresas sea aprovechar esta información para acceder a otros socios comerciales. 

Si tienes una pequeña empresa, el término ciberseguridad no debería ser nuevo para ti. Al contrario, dado que todos estamos expuestos, esto es algo muy relevante que debes tomar en serio. Los ciberdelincuentes están dispuestos a atacar tu empresa independientemente de su tamaño. Intentarán acceder a tu información y, lo que es peor, a la de tus clientes.  Particularmente ahora que muchas empresas están trabajando desde casa, los hackers saben que pueden aprovechar el caos para atacar. De hecho, los ciberdelincuentes pueden utilizar las redes de las PYMES como puerto de entrada para ataques cibernéticos más complejos.

Por lo tanto, con la intención de fortalecer tu negocio, te brindamos información clave sobre cómo puedes fortalecer la ciberseguridad de tu empresa:


Asegúrate de tener instaladas las defensas adecuadas

Las ciber amenazas actuales son muy sofisticadas y automatizadas, e incluso utilizan aprendizaje de máquina, lo que da como resultado ataques de gran escala y alcance. Por lo tanto, un antivirus tradicional, que generalmente se basa en listas negras, reglas y firmas, puede no ser suficiente para contraatacar estos malwares. Una defensa adecuada debe ser capaz de combatir las amenazas de forma autónoma con Inteligencia Artificial que permita la detección de ataques y amenazas en etapas tempranas e incluso responder de forma autónoma, evitando los daños que pudieran ocasionarse en tu negocio.

Asimismo, dado que la mayoría de los ataques se realizan a través del correo electrónico, un sistema de ciberdefensa apropiado debería poder identificar correos legítimos de aquellos que están destinados a engañar a los empleados con phishing o correos electrónicos de suplantación, incluso de contactos confiables.


Protege tu red y navega de forma segura

Una excelente manera de proteger tu red es configurando una Red Privad Virtual o VPN, por sus siglas en inglés. La VPN permite que la información compartida entre los dispositivos de tu empresa viaje de forma segura y encriptada a través de Internet. De igual manera, si es posible, separa las conexiones Wi-Fi, de modo que tengas por un lado los dispositivos de tu casa, como la TV, o Google mini o Alexa, conectados en una red distinta a los equipos de tu empresa. Si no tienes una VPN, evita las redes Wi-Fi públicas (cafés, hoteles, restaurantes) y en su lugar utiliza conexiones 4G y 5G.

De igual forma, es importante mantener tu navegación por Internet lo más segura posible. Los hackers intentarán aprovechar cualquier contexto relevante para atacar. Por ejemplo, una investigación realizada por Darktrace encontró que recientemente se crearon más de 130.000 dominios nuevos relacionados con Covid 19 con la intención de estafar y atacar a las personas. Por lo tanto, es importante que tengas en cuenta que navegar de manera segura significa no hacer clic en publicidad emergente, evitar sitios web cuestionables y solo descargar software de páginas en las que confías, especialmente si ingresan a través de correos electrónicos inesperados.


Administra tus contraseñas y accesos a tus sistemas

Poder controlar el acceso a los sistemas y dispositivos que tú y tu equipo utilizan es fundamental para la ciberseguridad. Los nombres de usuario y las contraseñas son esenciales, además que éstas deben ser lo suficientemente seguras. No deben compartirse con otras personas ni entre aplicaciones. También es importante tener contraseñas diferentes de las cuentas personales a las cuentas de trabajo. Asegúrate que los equipos de trabajo solo tengan acceso a los sistemas o archivos que necesitan, limita los privilegios de administración exclusivamente al administrador y pon atención especial a hardwares extraíbles como memorias USB y discos duros.


Comparte hábitos y mejores prácticas con tu equipo

Confiar en tu equipo es importante para garantizar que tu empresa está bien protegida. Por lo tanto, un consejo que siempre es relevante es compartir con ellos las mejores prácticas. Asegúrate que tu equipo conozca las políticas de tu empresa respecto a la ciberseguridad; anímalos a estar siempre atentos y a reportar cualquier posible amenaza; pídeles que no compartan información confidencial que pueda conducir a un ataque, además de brindarles capacitación constante.


Crea copias de la información como estrategia de protección

Si bien los ataques cibernéticos pueden ser muy dañinos e inconvenientes, la mejor manera de asegurarte de que tu empresa pueda reanudar operaciones normales lo antes posible es contar con copias de seguridad con toda la información. Cuando haces esto, al menos tienes un medio de recuperación de copias de seguridad recientes. Estas copias de seguridad deben centrarse en la información crítica para la continuidad del negocio e, idealmente, deben mantenerse offline. Las copias de seguridad de datos son una excelente estrategia de protección contra los ataques de ransomware.