Lo virtual y lo digital son estándares y obligados en esta Nueva Normalidad y de un día para otro se hizo urgente realizar cambios, por lo que me gustaría compartir contigo estos puntos que te pueden ayudar a realizar cambios en forma rápida y efectiva.

  1. Tener claridad en tu visión y dirección.
  2. Optimizar tu entorno.
  3. Tener a raya tu mente y emociones.
  4. Perfeccionar tus habilidades.
  5. Crear estrategias para tomar acción y adquirir nuevos hábitos.

¿Cómo aplicar estos puntos a un proceso de cambio, como puede ser una implementación rápida de nueva tecnología o a un proceso de marketing digital?

1. El primer punto es tener mucha claridad en tu visión y dirección. 

¿Qué es lo que te va a ayudar en forma inmediata a cumplir tus objetivos? ¿Qué requieres hacer? ¿De qué manera nueva se van a plantear tus objetivos de ventas? ¿De generación de leads? ¿Cuáles serán tus nuevas fuentes de tráfico hacia tu sitio web? ¿Cuáles son las minucias a las que no debes poner atención

Será importante que consideres que aún con los mejores objetivos y tácticas, la realidad actual nos impide realizar proyecciones precisas.

Deberás encontrar también las oportunidades que existen en el diseño de nuevos productos y servicios orientados hacia nuevos mercados que no habías considerado. Utilizar tus recursos en alianza con otros. O bien, encontrar quiénes tienden recursos sub-utilizado que tú requieres.

2. Optimizar tu entorno.

Necesitas probablemente auditar y pulir tu sitio web y tus campañas, a nivel técnico y de marketing. Debe ser muy claro qué es lo que estás ofreciendo y debes poder medir si funciona tu táctica, para iterar rápidamente.

Este un momento donde no puedes distraerte con actividades no esenciales. Elimina tus productos o servicios poco rentables. Implementa un flujo eficiente de publicación de contenidos. Conoce qué obstáculos tienes para una ejecución adecuada.

3. Mantener a raya a tu mente y emociones

Los factores externos son importante, pero quizá la mayor parte de las soluciones requerirán de un trabajo mental y emocional. Entender las emociones es más simple de lo que parece. De acuerdo con Mark Devon, autor de The Origin of Emotions, todas tienen un origen evolutivo y es muy sencillo mapearlas y comprenderlas.

El problema es cuando interfieren la mente y los pensamientos en procesos que son parte natural del ser humano. Como sabes, muchos de los males actuales como ansiedad y depresión. pueden eliminarse con una alimentación adecuada,  con una rutina simple de ejercicio, estando en contacto con la naturaleza y mediante 5 o 10 minutos diarios de meditación.

En ocasiones, sin embargo, tendremos que enfrentar los miedos y dificultades en forma más directa. Encontrar cuáles son nuestras resistencias más fuertes. Sentir el miedo y hacerlo de todos modos.

4. Perfeccionar y actualizar tus Habilidades y las de tu equipo

¿En qué requieres actualizarte y mejorar? La fórmula, según un reciente newsletter de Scott Young, autor de Ultralearning, es saber qué habilidades serán más útiles, más valuadas y más escasas en el futuro próximo.

Quizá requieras más claridad al  comunicar las ideas. Aprender a prospectar y a vender. A mejorar tus productos y servicios.  A vender en línea mediante E-commerce. Mejorar tu conocimiento de marketing y web. A reclutar mejor a tu equipo de trabajo. A seleccionar en forma más cuidadosa y eficiente a tus nuevos proveedores. O a entender qué es necesario para tener un sitio web productivo.

Muchas veces no conoces tus propias habilidades y fortalezas. Mike Michalowicz le llama el «sweet spot», que es la intersección de tus principales fortalezas, lo que sabes hacer bien y tu experiencia, con tus clientes ideales y con lo que puedes sistematizar.

5. Crear estrategias para tomar acción y adquirir nuevos hábitos.

“Los planes no funcionan, pero la planeación es indispensable”, decía Dwight D. Eisenhower. Al planear, podrás ser realista en cuanto al número de actividades que puedes hacer a lo largo de una semana. Puedes usar una aplicación como Omnifocus o Todoist para organizar tus actividades de esta semana, para la siguiente semana, para este mes y para el futuro.

Todo esto hay que complementarlo con una revisión dedicada de tus objetivo y metas. Saber qué obstáculos se te van a presentar. Qué metas van a requerir más trabajo. Cuáles no vas a realizar.

No sólo será útil un buen sistema de productividad y recolección de información, sino que cada vez será más importante crear criterios claros para discernir y para dejar ir algunas (o muchas) actividades.

Siguientes pasos

En el transcurso de las siguientes semanas, Gustavo Arizpe continuará con estos temas, abordándolos en forma individual y aplicados a estrategias digitales, de marketing y ventas en el newsletter gratuito que sólo se envía a suscriptores y clientes de nuestros servicios

Gustavo Arizpe
area.mx