• La inversión se utilizará principalmente para la construcción de infraestructura tecnológica para actualizar la red de fibra óptica de la Empresa
  • Con este proyecto se migrará a los suscriptores con servicio a través de tecnología HFC a la nueva red en las principales ciudades donde Megacable tiene presencia

 

Grupo Megacable invertirá durante 2020 cerca de 400 millones de dólares, incluyendo un nuevo proyecto de construcción de infraestructura de fibra con tecnología GPON, informó Enrique Yamuni Robles, Director General.

 

Luego de informar a sus inversionistas sobre los resultados del 2019, en donde se generaron inversiones que sumaron aproximadamente 340 millones de dólares durante al año, representando el 30.2% de los ingresos, anunció que durante los próximos dos años se invertirá en la construcción de una nueva red FTTH con tecnología GPON que se implementará en las principales ciudades en donde Megacable tiene presencia.

 

Agregó que el proyecto contempla la migración de suscriptores con servicio a través de tecnología HFC a la nueva red, y que el equipo HFC será reutilizado en otras plazas cubiertas, para continuar apoyando el crecimiento del Grupo.

 

Yamuni Robles señaló que se trata del plan de inversión más agresivo que se ha implementado hasta la fecha y que esto permitirá la evolución de la red Megacable hacia infraestructura tecnológica de última generación, que permitirá el crecimiento en la capacidad de banda ancha de la Empresa en todas las regiones. “Estamos fortaleciendo nuestro negocio a largo plazo, y los beneficios están ahí para justificar estas inversiones”, indicó.

 

La inversión permitirá atraer nuevos suscriptores y buscar la permanencia de los usuarios actuales para reducir las tasas de desconexión, al tiempo que fortalecerá las sinergias tecnológicas con el mercado corporativo, lo que favorecerá el desarrollo del negocio.

 

La construcción de fibra óptica que se prevé para este año generará ahorros en costos de operación y mantenimiento de la red por la tecnología que se construirá. “Todo esto implica una inversión que a corto plazo se reflejará en la relación CAPEX a ingresos, pero que a mediano y largo plazo nos llevará a niveles más bajos que los estimados previamente. Esta inversión no afecta el valor del accionista; más bien, lo mejora”, concluyó Yamuni Robles.