La economía digital ha cambiado las expectativas de los consumidores.

Exigen productos y experiencias personalizadas, de ahí que los mercados están obligando a las empresas a acelerar los procesos de comercialización y desarrollo de productos centrados en el consumidor. ¿Cómo puede una organización lanzar nuevos productos rápidamente que satisfagan las demandas de los clientes y aumenten la lealtad y el conocimiento de la marca, sin comprometer la calidad o el precio?

La racionalización e integración de dos procesos clave, la Gestión del Ciclo de Vida del producto (PLM) y la Gestión de Datos Maestros del producto (MDM del producto), pueden ayudar a las marcas a navegar a través de las complejidades del desarrollo de productos para el consumidor y ofrecer los productos que los clientes desean.

Hoy, las empresas no tienen claro el perfil de sus clientes y cómo están conectados, ya que estos tienen una necesidad de expresarse y evaluar de forma inmediata un servicio o un producto. La capacidad de poder perfilar al cliente, basados en el torrente de datos que generan en cada interacción, puede crear oportunidades significativas porque, por primera vez, las organizaciones pueden obtener comentarios rápidos sobre el uso del producto y, por extensión, la experiencia del cliente que están brindando. 

La capacidad de acceder a datos enriquecidos por los clientes puede afectar la forma en que se gestionan los productos durante todo su ciclo de vida, ya que ellos son los que marcan la pauta de qué esperan en un producto. Entender y contar con la información que los clientes brindan es eje a la hora de plantear la creación de un nuevo producto.

Utilizando los vastos datos de los clientes junto con el proceso de desarrollo de productos, las organizaciones pueden obtener un nivel diferente y anticiparse a lo que el cliente quiere (y necesita), descubrir tendencias y nuevos casos de uso y, en algunos casos, identificar posibles problemas antes de que afecten la lealtad o reputación. La capacidad de aplicar el conocimiento del cliente puede tener un impacto significativo en casi todas las etapas del ciclo de vida:

  • Diseño del producto: La captura de datos de rendimiento y el aprendizaje de cómo los productos cumplen o no con las expectativas de los clientes permitirán que esta información se aplique durante la etapa de ideación de un producto para garantizar que los nuevos productos brinden la experiencia que los clientes esperan.
  • Introducción: Analizar cómo los clientes reciben sus ofertas puede proporcionar información crucial sobre lo que se puede mejorar para las próximas líneas y surtidos de productos. Además, los datos del cliente son clave para medir el éxito del producto y deben usarse para establecer estándares para futuros lanzamientos.
  • Inteligencia de producto: Saber cómo los clientes usan los productos en tiempo real permitirá a las compañías pronosticar el mantenimiento necesario, arreglos y actualizaciones y programarlos con anticipación. El uso del aprendizaje y el estado del producto también ayudan a mitigar los riesgos al proporcionar información útil de cumplimiento.

Tener el PLM y los sistemas MDM del producto trabajando juntos satisface perfectamente la necesidad del mercado de tener transparencia de información de extremo a extremo y puede proporcionar una imagen completa de un producto y toda la información que lo rodea.

Stibo Systems cuenta con soluciones como la Gestión de Datos Maestros de producto que apoyan el entendimiento del ciclo de vida de un producto, de tal forma que permite obtener una mejor comprensión de cómo se desarrolló el producto y les proporciona acceso a la información en la que confían para llevar los productos al mercado, en última instancia, desglosando los silos de datos dolorosos que afectan el crecimiento y la rentabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here