Un contrato se define como un acuerdo entre dos o más personas, en el que se estipulan reglas que seguir en el desarrollo de un proceso, negocio o arreglo. Estos acuerdos sirven para esclarecer los cómos y porqués de alguna transacción que involucra a dos o más personas.

En la actualidad, la mayoría de estos documentos todavía son papeles escritos que se rigen por jurisdicciones específicas dependiendo del lugar donde se realizan y en ocasiones requieren de notarios, lo que se traduce en gastos y más tiempo para su elaboración.

La empresa mexicana Trato busca decirle adiós a los contratos en papel y pasar a los contratos electrónicos a través del uso de tecnologías como Blockchain, Inteligencia Artificial (IA) y Big Data.

La firma permite que las empresas puedan ahorrar en los costos que generan los procesos legales reiterativos -que generalmente llevan a áreas jurídicas-, acelerando los tiempos de negociación y firma de documentos legales, aprovechando las ventajas que ofrece la tecnología para el seguimiento de los términos y condiciones que contienen los documentos jurídicos.

El uso de contratos electrónicos es una realidad a nivel global, tan sólo en los últimos años ha mantenido un crecimiento promedio anual de 5.45%, de 283,650 millones de dólares en 2015 a 332, 610 millones de dólares en 2018, según el informe Global Electronics Contract Manufacturing Services Market 2019.

“La negociación de los contratos hoy debe ocurrir de manera electrónica; es decir, la gran diferencia con los contratos tradicionales es que se evita el uso del papel y se cuenta con un documento más seguro, con mayor información y fácilmente rastreable. Las empresas que hoy continúan utilizando contratos en papel es porque están acostumbradas al uso del mismo pero no se han dado cuenta que son mucho más vulnerables que los contratos que hoy pueden hacer en Trato ya que se podrán exigir los términos y condiciones de cada contrato de manera más sencilla y lo mejor de todo, es que al sistema no se le olvidará nada”, señala Ignacio Bermeo, director general de Trato.

La startup señala que es importante que las empresas se actualicen y se animen a probar las facilidades que da este tipo de herramientas, además de que el uso de este tipo de contratos se ampliará todavía más; de hecho, según analistas del mercado, se espera que para 2023 el tamaño del mercado de contratos electrónicos alcanzará los 428,920 millones de dólares.

Trato, que nació en 2014, señala que en México no hay suficiente apertura de la gente a utilizar este tipo de infraestructura digital debido a la costumbre que todavía existe hacia el uso de los contratos tradicionales hechos en papel, así como por  la duda que genera el saber si los contratos electrónicos son aceptados en todos lados.

“Entre nuestros objetivos está cambiar la creencia de que todo se debe hacer en papel. La apuesta de hoy es lo digital. Mientras las regulaciones propicien la adaptación de este tipo de empresas, nosotros estamos abiertas a aceptarlas”, indica el director general de la firma.

Respecto al diferenciador de Trato con otras empresas similares, su fundador señala que el mercado de contract management softwares no tiene un claro líder en la actualidad. Existen diversas opciones que abarcan diversos territorios o funciones en específico, pero la mayor parte de estas soluciones intentan resolver todo y propician un mayor caos en lugar de hacer una solución más simple e intuitiva. 

“Nuestro principal diferenciador es que hemos logrado que la tecnología trabaje para el cliente y no al revés, utilizando soluciones innovadores no ofrecidas por otros proveedores, como Blockchain, IA y Big Data”, indica.

Desde sus inicios, la startup ha captado la atención de distintas incubadoras y fondos de inversión, entre ellos, The Founder Institute, posteriormente ingresó a la aceleradora estadounidense 500 Startups, Avalancha Ventures y muy recientemente DUX Capital.