Estrategia y visión del HPC del futuro

Ciudad de México a 9 de marzo de 2018 — Fujitsu presenta en ISUM2018, 9º Congreso Internacional de Supercómputo de México, que se celebra en la localidad de Mérida, Yucatán, del 05 al 09 de marzo, su sólida apuesta en HPC, así como las tendencias que marcarán el futuro del supercómputo. La multinacional visualiza el supercómputo como un elemento clave para el desarrollo científico y tecnológico del país en áreas como astrofísica, ingeniería, predicción climática, matemáticas y biofarmacéutica, entre muchas otras.

Su visión es que el país está en permanente revolución y que existe un verdadero compromiso de parte de las instituciones desde el punto de vista estratégico por el desarrollo del supercómputo, como uno de los pilares de crecimiento y competitividad. Existe una gran baza científica y hay una buena disposición para abordar estos proyectos. En su estrategia, la multinacional fomenta implantar la filosofía japonesa y todas las novedades que la sitúan a la vanguardia mundial en este campo.

Además, las multinacional forma parte de la Red Mexicana de Supercómputo (Redmexsu) que surge como un movimiento para integrar a todos los actores de esta área con el propósito de potenciar la infraestructura con que se cuenta, fomentar la formación de recursos humanos de alta especialidad y ofrecer servicios especializados a las diferentes industrias en el país.

Fernando Egido, Head of Corporate Business de Fujitsu, comenta: “El supercómputo o High Performance Computing (HPC) ha sido siempre una gran prioridad para Fujitsu. Lo consideramos un elemento fundamental para el desarrollo de una sociedad inteligente, con los seres humanos conectados, donde el análisis de cantidades masivas de datos de múltiples fuentes permite elaborar elementos para mejorar la vida de las personas y de la sociedad en general. De ahí que el supercómputo juegue un papel esencial en México y en la resolución de los retos sociales más acuciantes, no sólo en la actualidad, sino en los años venideros.”

 

Es importante señalar que Fujitsu hoy en día ya tiene un papel destacado en el país. Recientemente, la multinacional firmó un contrato con la Universidad de Guadalajara (UdG) para la implementación del nuevo clúster HPC (High Performance Computing) para la Coordinación General de Tecnologías de Información en la Universidad, con una gran capacidad de cómputo, lo que le permitirá convertirse en todo un referente en México.

Por su parte, el Maestro Jorge Lozoya de la UdG, aseguró: “Tenemos proyectado que la implementación que estamos realizando cuente con la primera red de baja latencia con la tecnología Intel que nos posicionaría como una de las más potentes en Latinoamérica. Esperamos que este clúster de HPC sea uno de los más eficientes de todo México y que sea un referente internacional”.

 

Por otro lado, la BUAP, la Benemérita Universidad de Puebla también constituye un caso de éxito en supercómputo nacional ya que su Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS), dispone de una supercomputadora con tecnología Fujitsu, con una capacidad superior a los 200 TFlops, lo que le ha convertido en uno de los 3 grandes centros en el país y de los 5 más importantes de América Latina.

A nivel global, Fujitsu está trabajando en estos momentos, de cara al 2020, en el desarrollo de futuros supercomputadores con capacidades EXASCALE, capaces de llevar a cabo billones de operaciones por segundo. Hoy, más que nunca, la multinacional se encuentra totalmente involucrada en estos temas que buscan respuestas precisas para temas de salud, como el cáncer, crear medicinas personalizadas para aumentar la solución de las nuevas enfermedades, prevenir los desastres climáticos, conseguir nuevas fuentes de energía, materiales más eficientes y desarrollar innovadoras formas de gestionar las ciudades, entre otros muchos.

Para ello, la supercomputación es fundamental para la creación de simulaciones que son la puerta de entrada a la solución de grandes problemas de la sociedad. Fujitsu está totalmente comprometida con ello y continúa apostando por la inversión en I+D y por el desarrollo de nuevas supercomputadoras que ofrezcan un futuro más próspero para todos los ciudadanos del mundo.