• Aprovechar el desarrollo tecnológico para optimizar el funcionamiento de una empresa es un factor clave para sobresalir en el mundo corporativo

Los avances tecnológicos de la actualidad han permitido que se automaticen y simplifiquen un gran número de tareas dentro de las empresas; gracias al uso de herramientas y dispositivos es posible hacer en minutos actividades que anteriormente tomaban horas.

Un ejemplo de estos avances son las soluciones en modelo Software as a Service (SaaS), que son aquellas aplicaciones móviles o programas que cuentan con el respaldo de una compañía para brindar un servicio. Es decir, un usuario no sólo adquiere la licencia de la herramienta, sino el servicio detrás de ella, la capacitación para utilizarla y en algunos casos, opciones de tratamiento y almacenamiento de los datos recabados.

Héctor Obregón, Director General de Formiik, señala que la principal ventaja de una solución SaaS comparada con modelos como los de licenciamiento de software o desarrollo a la medida, es la distribución del riesgo entre cliente y proveedor. En una solución SaaS el riesgo para el cliente es mínimo, dado que no es necesaria una inversión inicial fuerte y se pueden validar los beneficios reales de negocio antes de hacer un compromiso mayor.  En cambio, con modelos más antiguos como licenciamiento o desarrollo a la medida, el riesgo es casi todo del cliente. Debe hacer una fuerte inversión al inicio sin ningún resultado real garantizado.

“A pesar de que puede sonar complicado, las soluciones SaaS son formas sencillas de automatizar procesos dentro de la organización. No se trata de reemplazar las funciones realizadas por una persona, sino de optimizar el tiempo y recursos que ésta invierte en ellas, lo que se verá reflejado en los resultados generados para la empresa”, afirmó Obregón.

Mediante la utilización de SaaS para optimizar los procesos de la empresa se pueden reducir costos de operación ligados a procedimientos de almacenamiento, transportación y captura de información; además de que se pueden delegar la seguridad de los datos al proveedor, que en la mayoría de los casos cuentan con el respaldo de empresas como Microsoft, por lo que los estándares de confidencialidad son sumamente altos.

Además, “los beneficios de utilizar un programa o aplicación en modelo SaaS se ven reflejados en un aumento en la productividad de todo el personal en general, lo que en consecuencia incrementa las utilidades de la empresa de manera significativa” agregó el directivo.

Una de las claves del éxito de este tipo de aplicación en la actualidad, es saber identificar las oportunidades que el desarrollo tecnológico brinda a las compañías, sin importar el tamaño y sector de las mismas, ya que la oferta de soluciones es muy amplia, lo que permite que éstas se adapten a las necesidades específicas de cada usuario para ayudar a mejorar los procesos con los que ya se cuenta.