La mayorí­a de la música para bailar “clásica” está basada en fórmulas, que deberí­a ser fácil para una computadora el generarla“.

Esta frase proviene del creador del Infinite Horizon, dispositivo electrónico capaz de crear música en forma automática y sin intervención, desafiando a una de las disciplinas artísticas de las que más se jacta el ser humano.

La meta es hacer música contemporánea para bailar, a través de un secuenciador que genera patrones provenientes de un conjunto de reglas, las que sirven para lograr coherencia en un resultado que puede duras horas y horas. El ordenamiento de las piezas, sin embargo, se presenta como uno de los desafí­os más grandes, ya que si bien la estructura musical de ciertos géneros como el Trance es muy predecible, se dice que esta labor es mejor dejársela a un ser humano.

Pero el tema central es que si se presiona el botón rojo de la máquina, comienza a sonar música nueva y original, sin esfuerzo. Son cinco los canales disponibles; dos melodí­as principales, dos lí­neas de bajo y una para acordes. Sintetizadores virtuales generan el sonido y el sistema propietario del Infinite Horizon hace el resto.

Un ejemplo de lo que se puede lograr podemos escucharlo en dando clic en este archivo .mp3 , que fue generado luego de preestablecer que el dispositivo haga música del género Trance en forma automática.

Visto en: Synthtopia