Google ha lanzado para su servicio de mapas la API de seguimiento y la API de geolocalización. La API de Google Maps Tracks permite a los desarrolladores la creación de aplicaciones en las que podrán almacenar, ver y analizar los datos del GPS en un mapa. De esta manera, por ejemplo, podrá realizar las rutas más optimas en función de los datos recogidos anteriormente. Además, incorpora caracterí­sticas tales como la geocercaní­a, que permite establecer áreas virtuales para que los usuarios de las aplicaciones que lo soporten puedan ser notificados cuando entran y salen de dichas áreas.

La API de geolocalización permite tanto a las aplicaciones como a los dispositivos determinar sus propias geolocalizaciones sin necesidad de usar GPS, estableciendo la cercaní­a mediante la ubicación de los puntos de acceso WiFi y antenas de telefoní­a. Esto permite, además de prolongar el uso de la baterí­a, su funcionamiento incluso en zonas interiores o áreas remotas donde el 3G no esté disponible.

Según Google, 800,000 desarrolladores usan ya las APIs de sus mapas para sus propias aplicaciones.

Más información en: Google Blog