·         Contar con el entorno adecuado para trabajar abarca más que los materiales y las prestaciones que ofrece la empresa.

·         Las caracterí­sticas del lí­der impactan el desempeño de quienes lo rodean.

En los tiempos actuales, la llamada guerra por el talento ha minado considerablemente los valores que antaño solí­an caracterizar a las empresas. En la medida en que hoy en dí­a moverse de una compañí­a a otra es cada vez más común, palabras como «compromiso», «dedicación», «excelencia», etc., han caí­do en desuso.

Una persona no necesaria ni exclusivamente cambia de empleo por falta de crecimiento y/o perspectivas, sino que también inciden en su ánimo otros factores, tales como la ausencia de liderazgo en la compañí­a en la que trabaja, la carencia de una filosofí­a y, en consecuencia, poca o nula admiración hacia dicha empresa.

Es por ello que de poco o nada sirve hallar al talento que suponemos adecuado para los propósitos de nuestra compañí­a, si no somos capaces de ofrecerle las condiciones adecuadas para desarrollarse, crecer y, por ende, sentir arraigo y pertenencia.

Así­, en la actualidad se ha vuelto imperante para las empresas contar con lí­deres capaces de generar una admiración tal entre sus colegas y subalternos, a partir de la cual una empresa pueda no sólo retener al talento, sino también alimentarse a sí­ misma de pasión y orgullo de pertenecer a la empresa.

De acuerdo con Ana Orozco, experta consultora en Imagen Pública y colaboradora para Monster.com.mx, algunas caracterí­sticas que generan un impacto positivo del lí­der en su equipo de trabajo son:

·     Cuidar nuestra imagen para proyectar seriedad, autoridad y poder. En este sentido es menester predicar con el ejemplo: si esperamos compromiso, mostrarnos comprometidos, si exigimos dedicación hacer patente, primero, la nuestra.

·     Revisar los estí­mulos que emitimos como el de alentar a nuestro equipo de trabajo; mostrarnos interesados en sus ideas, trabajo y proyectos comunicará nuestra confianza hacia ellos y se sentirán valorados.

·     Brindar las herramientas laborales apropiadas para que puedan desempeñar sus funciones correctamente, así­ como estar al pendiente de su superación, al otorgarles capacitación constante en áreas que sean afines a sus tareas.

·     Ser cordiales y amables, ya que las buenas maneras vuelven más agradable la vida en el trabajo. Algunos puntos básicos de amabilidad que serán muy valorados por nuestro equipo de trabajo serán, por ejemplo: saludar a nuestros empleados por su nombre, nunca olvidarnos de pedir las cosas por favor y reconocer un trabajo bien hecho, así­ como ser prudentes y respetuosos.

·     Evitar, definitivamente, hacer llamadas de atención públicamente, si tenemos la necesidad de expresar alguna inconformidad, inexcusablemente tendrá que ser de manera privada ya que esto evitará que se sientan humillados. Al discutir la situación, es muy importante hacer crí­ticas constructivas y sólo criticar el desempeño profesional, nunca a la persona, siendo muy claros en los puntos en los cuales se requiere mejorí­a, también es importante destacar los aspectos positivos que le permitirán motivarse a mejorar.  En cuanto notemos que el motivo que generó la corrección está siendo modificado debemos dar a conocer que estamos al pendiente del progreso.

·     Brindar amplias oportunidades a todos los colaboradores. Impulsar la polí­tica de puertas abiertas y ser capaces de delegar responsabilidades confiando en el juicio de nuestro personal son otras formas eficaces de promover su desarrollo profesional y acercarnos así­, al camino para ser buenos lí­deres  eligiendo ser leones al mando.

Recordemos que un lí­der positivo puede obtener lo mejor de los demás, inspirar a sus colaboradores demostrando capacidad, sabidurí­a y competencia, motivándolos a ser lí­deres también.

De tal modo, y en opinión de Jeffrey Pfeffer, Profesor de Comportamiento Organizacional en la Universidad de Stanford, una compañí­a «debe asegurarse de que aquellos empleados que ocupan puestos de influencia tengan valores que consideren a los demás individuos y realicen una gestión acorde con la creación de ambientes laborales de alto rendimiento».

En Monster, la primera solución mundial de empleo en lí­nea y marca insignia de Monster Worldwide, Inc. (NYSE: MWW), contamos con la experiencia, los recursos y la tecnologí­a para proveerte de las herramientas y conocimientos necesarios para poder identificar las virtudes y adolescencias de aquellas personas destinadas a liderar tu empresa.

Contamos con herramientas tecnológicas tales como la Suite de Administración de Talento (Talent Management Suite o TMS), mediante la cual se realizan preguntas de discriminación a los candidatos con la finalidad de recibir únicamente a los más adecuados para avanzar a una entrevista; con la aplicación BeKnown, la cual permite conocer a los candidatos con mayor profundidad y más allá de su Currí­culum Vitae, e incluso con un centro de desarrollo de carrera donde los empleadores pueden orientarse.

View the original here:

La importancia del liderazgo en los equipos de trabajo