*Por segundo año consecutivo, el cómputo en la nube lidera la lista de inversiones en TI para el próximo año; la seguridad cibernética y el cómputo móvil / social están en el segundo puesto.

 

 

México, D.F., diciembre de 2011.– Cincuenta por ciento de los participantes en una reciente encuesta en lí­nea realizada por Unisys Corporation (NYSE:UIS) comentaron que el cómputo en la nube es su prioridad de inversión en TI para el 2012.

 

La encuesta, que obtuvo 300 respuestas, se llevó a cabo en el sitio web de unisys.com entre Septiembre y Octubre de 2011.

 

Este es el segundo año consecutivo en el cual los participantes de esta encuesta de Unisys mencionaron a la nube como la principal prioridad para sus inversiones en tecnologí­a en el próximo año. En una encuesta similar realizada entre Diciembre de 2010 y Enero de 2011, 44% de los 262 participantes indicaron que la nube serí­a el principal blanco para el 2011.

 

Otros participantes de la encuesta de Septiembre-Octubre 2011 listaron la seguridad cibernética (21%), el cómputo móvil / social (21%) y Big Data (8%) como sus principales prioridades para el 2012.

 

«Durante los últimos dos años el cómputo en la nube se posicionó como la tecnologí­a dominante de las principales inversiones en TI», agregó Colin Lacey, Vicepresidente para Servicios y Soluciones de Centro de Datos, Unisys Corp. «Desde la polí­tica ‘cloud first’ establecida por el gobierno de Estados Unidos, hasta la demanda de las empresas y organizaciones de una mayor capacidad de respuesta de TI, los tomadores de decisión en los negocios están adoptando los modelos de cómputo en la nube ya sean públicos  o privados. Ellos ahora ven la nube como una herramienta vital para obtener servicios de TI que les permitan proveer soluciones a sus clientes y entreguen productos competitivos al mercado de manera más rápida y rentable».

 

Unisys recomienda a las organizaciones interesadas en la nube plantearse un enfoque de Empresa Hí­brida, integrando la solución de cloud con los recursos de TI existentes y gestionando el entorno integrado como una sola entidad. Al hacer esto, las organizaciones pueden preservar y capitalizar las inversiones existentes en TI y evitar el sí­ndrome de la ‘nube aislada‘; condición donde las nuevas soluciones basadas en cloud están desconectadas de los recursos existentes, resultando en duplicidad de procesos y mayores costos operacionales.