Parece que el reinado de Nintendo DS como lí­der indiscutible del mercado del videojuego portátil podrí­a estar llegando a su fin. Y la mayor amenaza para su reinado, lejos de ser un producto de su competidor Sony, estarí­a encarnada en los teléfonos inteligentes y tablets equipados con sistemas iOS y Android.

Según un informe elaborado por la compañí­a Flurry Analytics la cuota de mercado de Nintendo DS habrí­a decaí­do en Estados Unidos desde el 70 por ciento obtenido en 2009 al 57 por ciento obtenido durante el pasado año 2010. El retroceso sufrido por Sony serí­a un moderado 2 por ciento, bajando del 11 por ciento del año 2009 al 9 por ciento durante 2010. Y los grandes beneficiados del gran retroceso sufrido por Nintendo serí­an los sistemas basados en iOS de Apple y Android de Google, que pasarí­an del 19 por ciento de mercado que tení­a iOS en el año 2009 al 34 por ciento conjunto durante 2010.

Las consolas portátiles tradicionales estarí­an sufriendo un serio revés de ventas debido a varios factores a tener en cuenta. De entrada nos encontramos que el teléfono móvil está bastante más extendido que las consolas de videojuegos, hasta tal punto que en España ya hay más lineas de telefoní­a móvil activas que habitantes, y por tanto es una plataforma más popular. Por otro lado los precios de juegos para teléfonos y tablets son muy inferiores al precio de un juego para una consola portátil. Mientras que las novedades cuestan hasta 40 euros para Nintendo DS raro es el juego que supera los 10 euros en la App Store, encontrándose muchí­simas opciones en un rango de precios inferior a los cinco euros e incluso existe una grandí­sima variedad de juegos gratuitos.

La distribución también juega un papel importante, ya que una persona que desee adquirir un juego nuevo en un tablet o teléfono móvil no tiene más que acceder a su tienda de aplicaciones, ejecutar el pago y descargar la aplicación, teniendo el juego disponible en su terminal en un par de minutos. Sin embargo, en el caso de Nintendo DS el usuario debe desplazarse a un establecimiento para hacer la adquisición, o bien esperar al enví­o por correo en caso de realizar la compra a distancia. Si bien este inconveniente no va a influir demasiado en un gamer a la hora de tomar una decisión de compra si que explicarí­a el éxito de los smartphones como plataforma de juego entre jugadores ocasionales.

Vista las cifras no es de extrañar que Nintendo se tome en serio la amenaza que suponen para su plataforma de juegos portátil tal y como ha declarado en el pasado el presidente de la división americana de Nintendo. Y aunque a ambas plataformas les queda un camino muy grande por recorrer antes de suponer una amenaza para toda la industria del hardware de videojuegos en general si que van por el buen camino en cuanto a la parte móvil. Y si el dí­a de mañana se popularizasen las aplicaciones iOS y Android en los televisores habrí­a que ver como reaccionarí­a el mercado.